La colección Naturamia cuenta con un nuevo miembro de cuarcita. Se trata de Exclusive White, un elemento que llega para conquistar a los diseñadores de interior y arquitectos, personas que apuesten por los materiales tradicionales de primera calidad para sus proyecto. En este caso, se trata de una piedra milenaria con un color blanco nunca antes conocido.

Ese color tan característico es lo que le hace ser tan especial, un color que hará destacar las encimeras de baños y cocinas en todos los hogares. Se trata de un material que ofrece muchas posibilidades y beneficios.

Dureza extrema, elevada resistencia y fácil de cuidar

Naturamia

La cuarcita Exclusive White encabeza la gama de los blancos, gracias a su pureza cromática innegable. Una piedra cálida sin apenas vetas grises ni otras tonalidades. Su bella pulcritud conquista a primera vista, funcionando muy bien en cualquier estilo decorativo y volviendo a colocar el blanco en los primeros puestos de la paleta cromática.

Hasta ahora este tono tan claro era una totalidad asociada a los mármoles más nobles y elegantes. Por fin los profesionales pueden plantearse una cuarcita de aspecto similar, con idéntico grosor en las piezas y prestaciones aún mejores. Al igual que el resto de los productos de la colección Naturamia®, Exclusive White es capaz de transformarse en revestimientos de interior que garantizan una dureza extrema, elevada resistencia y fácil mantenimiento. En este sentido, el decorador de interiores Guillermo García de la Hoz afirma: “es lo más blanco que yo he visto en piedra natural que no sea mármol”.

El valioso hallazgo para encimeras de cocinas y baños

Si eres diseñador de interiores, arquitecto o un profesional de la decoración, con Exclusive White podrás reinventar esos espacios domésticos de las viviendas contemporáneas que lo exigen todo en resistencia, durabilidad e higiene. Y sin duda las cocinas y baños actuales lo son. Esta cuarcita soporta estar sometida a altas temperaturas sin alterarse, no se corroe al entrar en contacto con líquidos y materia orgánica y resiste eficazmente el agua. En definitiva, es durísima en el día a día sin que su manual de limpieza sea especialmente exigente: un mantenimiento constante con limpiadores neutros es todo lo que reclama para no perder su claridad natural.

Todo un hallazgo para superficies de trabajo en islas y encimeras, o para crear telones de fondo en ciertas zonas sensibles, como el salpicadero junto a la zona de cocción. Todo ello, sin que el estilo de la cocina importe, porque la tonalidad de este material congenia con cualquier corriente decorativa y gana en matices y efectos visuales cuando se escoge en su versión pulida. Así lo describe Guillermo García de la Hoz: “Es una piedra que refleja siluetas, da mayor profundidad a los ambientes y aporta muchísima luminosidad cuando sus piezas son pulidas”.

Y otras aplicaciones por explorar

Durísima, bella y capaz de adaptarse a cualquier tendencia, esta cuarcita también es una novedosa solución para dar vida a otro tipo de proyectos decorativos por parte de diseñadores y decoradores. Un material versátil en el que confiar para concebir piezas de mobiliario made in piedra natural de superficies impolutas que despertarán interés visual por su luminosidad innata y su delicada textura. Disponible en tablas cuyas medidas varían según el tamaño del bloque extraído de la cantera, su gran formato añade rotundidad a su puesta en escena.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here