Una cocina negra y una decoración rica en detalles

El estudio de interiorismo y decoración Laura Yerpes ha convertido una vivienda de nueva construcción de València en un hogar familiar, en el que dominan los espacios diáfanos, la riqueza de las texturas y los detalles decorativos y al que la cocina a medida, en tonos negros, aporta una estética singular.

Así, la cocina se ha abierto al salón, al que aporta una presencia elegante, reforzada por sus puertas correderas a medida, que combinan metal y cristal y que son una de las señas de identidad de este estudio valenciano.

“Hemos querido darle a todo el espacio un aire especial. La nueva cocina era esencial porque se integra en el resto de la vivienda y le aporta sofisticación. Hemos diseñado todo a medida. Incluso, hemos situado en el salón unos aparadores con una textura granulada que le aporta una singularidad especial. Los hemos diseñado desde el estudio, al igual que el mueble para la televisión”, explica la interiorista y decoradora Laura Yerpes.

En este hogar de 120 metros cuadrados de la calle Ángel de Villena de València se ha cuidado la decoración y la iluminación, instalando múltiples focos de luz, y optando por cortinas vaporosas, que aportan frescura y encajan con la visión elegante del conjunto.

“Nos gusta que cada una de las piezas que incorporamos a cada vivienda, genere una emoción y cuente una historia. Diseñamos toda la vivienda pensando en sus ocupantes. De la cocina, a todos los elementos del salón. También renovamos los baños y creamos habitaciones para toda la familia, pensando en su estilo de vida y en crear espacios acogedores, conjugando muy bien todos los materiales”, señala Laura Yerpes.

Los materiales empleados en este hogar incluyen tonos tierra y pastel, tejidos exclusivos y texturas únicas que refuerzan su estilo cálido y sostenible que, combinado con unas líneas puras y bien ejecutadas, promueve la armonía de todo el espacio.

Sobre el autor

Scroll al inicio