El mundo del interiorismo ha vivido una notable crecida a lo largo del último año. Lo vemos en la variedad de propuestas y estilos que han salido a la luz últimamente. Por no olvidar que hasta el 51% de los españoles ha hecho algún tipo de modificación en su vivienda durante los últimos 12 meses. La razón no importa, ya sea porque nos hemos acostumbrado a estar más en casa, y eso demanda un entorno más agradable, o porque el boom del 5G ha conectado a todo el mundo expandiendo ideas creativas y de calidad. Sea cual sea el caso, la realidad es que una vivienda enfocada en resaltar lo estético está al alcance de cada vez más gente. Esto se nota, por ejemplo, en conjuntar elementos de todo tipo, y aquí nos centraremos en una de las uniones más interesantes. Se trata de la combinación entre los cerramientos con cortinas de cristal y los cerramientos de techo.

Ambas estructuras dotan a cualquier estancia de un estilo único, y entraremos en detalle sobre cada una de ellas y sus ventajas. Sin embargo, van más allá de lo estético. Es lo que se conoce como el diseño de interiores para espacios versátiles. Es un enfoque que, además de elevar la apariencia, refuerza el apartado pragmático de la vivienda o local. Es decir, reviste al interiorismo de una faceta útil, que es, en realidad, el objetivo de todo buen interiorista. Aunque, como es evidente, esta visión estético-pragmática se paga, pues no todos los decoradores de interiores están a la altura. Salvo que tengas bajo la manga un as: una propuesta como la que analizaremos aquí.

Y es que ¿Quién no quiere una casa que cuya decoración, además de bonita, también tiene múltiples funciones prácticas y beneficios estructurales? Pues bien, combinar cortinas de cristal con cerramientos de techo apunta precisamente en esa dirección.

Cerramientos de cristal y techo ¿Quién ofrece ambos servicios?

combinar cortinas de cristal 2

No son pocas las empresas que trabajan en lograr esto. Los cerramientos de cristal están en auge y la competitividad es feroz. Sin embargo, hay proveedores que también son fabricantes y pueden permitirse dar cabida a una carta de servicios más amplia, incluyendo así los cerramientos de techo.

Un ejemplo destacado, para quien esté interesado, es PremiumGlassCerramientos. Se trata de un referente del sector en lo que a cerramientos se refiere. Su trabajo destaca porque ofrecen un servicio personalizado muy poco habitual entre los fabricantes, que habitualmente se centran más en despachar su stock con proveedores que tratar con clientes finales. En esta empresa de cerramientos Incluyen, claro está, ambos servicios en su menú (cortinas de cristal y cerramientos de techo). Así garantizan que tu hogar sea una degustación exquisita para las visitas, pero sobre todo para ti, que disfrutarás de una casa espectacular todo el año. O para tu local, que gozará de una propuesta única para los clientes.

Cortinas de cristal: El cerramiento más elegante y versátil del mercado

Entre el buen gusto y el confort es donde mejor se asientan unas buenas cortinas de cristal. Para quien no lo sepa todavía, se trata de un cerramiento basado principalmente en el vidrio. Mediante paneles de cristal, que no tienen perfiles ni marcos entre sí, se crea un cerramiento total de la estancia.

La elegancia la aporta el cristal, que genera un efecto de vista panorámica sin obstáculos. De este modo, puede parecer que la sala no tiene paredes, a la par que está cerrada. Se trata de una apuesta clara por el glamour y que hemos visto en notables situaciones. Por ejemplo, cada vez es más habitual encontrarse con restaurantes que utilizan este método para cerrar sus terrazas. También es habitual verlo en balcones, áticos (donde queda espectacular, por cierto), porches o patios.

¿Pero en qué se encuentra la utilidad de los cerramientos de vidrio? Pues bien, en todas sus ventajas, que no son pocas.

Ventajas de los cerramientos de cristal: Estética y pragmática

combinar cortinas de cristal 4

No importa cuántas veces lo digamos, el acabado de los paneles de vidrio como cerramiento es ideal. Sin embargo, ahora es cuando llega el aluvión de ventajas que las hacen tan especiales.

Para empezar, son modulares. Es decir, se pueden abrir y cerrar al gusto de cada uno. De este modo, la estancia puede permanecer cerrada, abierta o semiabierta. De este modo se consigue que el espacio sea útil en cualquier época del año. Di adiós a la estacionalidad.

Esta propuesta también es fantástica para dividir espacios de oficinas, grandes salones o cocinas americanas en pequeños apartamentos. Así se logran habitaciones versátiles que pueden cambiar o mejorar su función en cualquier momento.

Por supuesto, se trata de un cerramiento, por lo que se aporta un extra de protección al espacio frente a intentos de robo. Además, al estar fabricado en vidrio templado, se obtiene un material robusto y resistente ante golpes y roturas. Sin olvidar que protegen contra la contaminación acústica, reduciendo el ruido en hasta 35 decibelios. También son perfectas para reducir la entrada de agentes externos como el polvo, los insectos o la contaminación. Cabe destacar que, además, protegen térmicamente en invierno y mejoran la eficiencia energética al preservar el calor en la sala.

Por último, son fáciles de limpiar ya que se pueden abatir. Con ello se habilita el poder limpiar los paneles de vidrio desde el interior de la estancia sin exponerse a riesgos como la altura.

En definitiva, toda una propuesta que vale cada céntimo que decidas invertir. Puedes informarte más en profundidad sobre los cerramientos sin perfiles aquí.

Combinación con techos fijos

A la hora de cerrar una terraza, la mejor opción en cualquier horizonte es optar por una combinación de cerramientos de cristal sin perfiles con un buen techado. Existen varias opciones, para el techo, pero empezaremos por la más sencilla: Los cerramientos de techo fijos. Estos se caracterizan precisamente por eso, porque son estancos y no tienen apertura.

Los techos fijos se presentan como una opción muy interesante para terrazas, pero también para porches, patios y áticos. Sobre todo, en grandes alturas, generan una sensación de lujo a la par que dotan a la habitación de una amplitud magnífica. Aunque las opciones no acaban ahí. También pueden ser un gran recurso para crear una piscina cubierta, un invernadero o un gimnasio.

En cuanto a su faceta pragmática, hay que destacar la ganancia de luz. Por eso es una opción a la que prestar mucha atención en viviendas bajas con terraza. También son fantásticas para generar una sensación de mayor amplitud. No obstante, si su uso se destina a espacios exteriores, suponen una cobertura que puede proteger, precisamente, del exceso de luz. Todo depende del material por el que decidas apostar.

Materiales disponibles para los techos fijos

combinar cortinas de cristal 1

Según cuál sea el objeto de uso de la sala que deseas cerrar, se recomienda optar por un material u otro para el acabado del techo. Mientras que las cortinas de cristal se mantienen transparentes gracias al vidrio templado, el techo se puede instalar con estas modalidades:

  • Techos fijos de policarbonato: Hay quien diría que su fuerte no es la estética, aunque todo está por ver si se hace un buen trabajo. Esta opción es más económica y totalmente recomendable si lo que deseas es un invernadero en tu casa que reciba luz indirecta, por ejemplo.
  • Panel Sándwich: El techo de este tipo es totalmente opaco, y una gran elección para locales comerciales que quieren proteger su terraza. En zonas calurosas son todo un acierto ya que protegen de la sombra y no generan efecto invernadero.
  • Vidrio Transparente: Los techos fijos de vidrio transparente suponen una opción finísima, que conjunto de forma impecable con las cortinas de cristal sin perfiles. Son, sin duda, la decisión acertada en zonas de frío donde escasean los días de sol.
  • Vidrio traslúcido: Para climas intermedios y un presupuesto más generoso que el techo de policarbonato, el mejor techo fijo es el del vidrio traslúcido. Se trata de un cristal que permite el paso de la luz de forma indirecta. Su fuerte está en que genera una imagen borrosa tanto del exterior como del interior, por lo que todo el techo genera un efecto lámpara. En este sentido, es maravilloso para un gimnasio o una piscina climatizada.
  • Vidrio gris con control solar: Esta opción es la más premium. No obstante, tiene las mejores ventajas. Se trata de un techo cuyo cristal permite el paso de luz, pero absorbe el calor. De este modo se suaviza notablemente el efecto invernadero. Además, el acabado es robusto y muy elegante. Por no mencionar que en combinación con los paneles sin perfiles queda impecable.

Combinación con techos móviles

Los techos móviles ya son otra cosa. Aquí estamos hablando de aplicar la capacidad modular y versátil de las cortinas de vidrio a un techo. En esencia, un techo móvil se define como el que se puede abrir, de modo que el techo desaparezca dando lugar a una sala completamente abierta. Combinado con las cortinas de vidrio, la sensación de libertad es total.

Imagina una gran terraza en un ático, cerrada con paneles de cristal y un techo de vidrio móvil. Al cerrarla puede ser un salón espectacular, propio más de un hotel que de una casa gracias al revestimiento de cristal en todas las direcciones. Y al abrirlo se puede convertir en la zona de esparcimiento perfecta para el verano. Este es tan solo uno de los muchos ejemplos que existen, pues tal función da lugar a todo tipo de creaciones. En ese sentido, es una cuestión de estrujarse la cabeza.

Modalidades de los techos móviles

Empezando por la faceta de la función, los techos móviles pueden ser manuales o automáticos. Aquí decides cuánto quieres invertir para obtener un resultado a tu gusto. Por experiencia, sabemos que siempre es mejor optar techos automáticos. Estos cuentan con sistemas eléctricos que abren y cierran el techo, lo que se traduce en mucha más comodidad. Tal maquinaria requiere mantenimiento, sí, pero también es un sistema más duradero ya que las piezas deben estar bien protegidas ya que los mecanismos son más complejos.

Por contra, los techos manuales suponen un esfuerzo cada vez que se desean abrir y cerrar. Además, su mecanismo más sencillo hace que la estructura no se diseñe centrándose en protegerse tanto a sí misma. En cualquier caso, su durabilidad también es notable. Cabe destacar que los accesorios manuales también requieren de un mantenimiento anual.

En cuanto a las formas y medidas, los techos se fabrican con estructuras modulares. En este sentido, son adaptables a la medida de cualquier proyecto. Por tanto, no hay limitación en cuando al ancho ni en cuanto al fondo.

Si hablamos del porcentaje de apertura, es decir, la porción del techo que queda completamente abierta, existen tres modalidades principales. La más sencilla, del 66% de apertura, la intermedia, con un 75% y la más amplia, con un 80%. El porcentaje restante será el que ocupen todos cristales deslizados para abrir la sala. Como viene a ser lógico, a mayor apertura, mayor es el coste ya que el sistema requiere de más paneles de menor tamaño. También es importante saber que, según el espacio, ciertas aperturas no son viables, aunque esto es algo que deberás analizar con tu proveedor.

Respecto a los materiales, son los mismos que existen para los techos fijos:

  • Policarbonatos.
  • Panel sándwich.
  • Vidrio transparente.
  • Vidrio traslúcido.
  • Vidrio gris con control solar.

Finalmente, los acabados y el lacado de los marcos del techo están disponibles en anodizado (tratamiento para metales, principalmente el titanio), en imitación matera y en colores (disponibles en el Catálogo RAL).

Cortinas de cristal y pérgolas de madera

Por último, no podemos olvidar una opción infalible para un buen jardín o porche. Y es que un techo de cristal es perfecto para los huecos de una pérgola de madera. Si a ello le añadimos un buen cerramiento con cortinas de vidrio, obtendrás una estancia entera nueva en tu vivienda.

En definitiva, combinar paneles sin perfiles con un buen techado de vidrio, ya se fijo o móvil, supone un extra en estética y un plus en pragmática que mejorará cualquier espacio.